Feminismo y otras cosas

El feminismo es definido por la RAE como un principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre. Por otro lado se puede definir como el conjunto heterogéneo de ideologías y movimientos que tienen como objeto la igualdad entre hombres y mujeres.

Dicho esto ¿por qué tanto miedo al feminismo?, a diario escucho frases tales como “Yo no soy feminista ni machista”, “yo feminista tampoco soy que es muy radical “… por supuesto vamos a respetar las opiniones e ideas de todas las personas, pero considerar muy radical el luchar por la igualdad entre hombres y mujeres me resulta cuanto menos extraño, entonces ¿qué hacemos? Seguimos sin luchar, callados, especialmente CALLADAS, no sea que nos volvamos extremistas, dejemos las cosas como están, porque total “esto antes ya pasaba solo que no se denunciaba”, “tampoco es para tanto también mueren hombres a manos de sus parejas” y a ellos ¿Quién los defiende?, “si denuncian se ríen de ellos”…. Pues en primer lugar quiero aclarar que al año no únicamente en este país, sino en todo el mundo mueren una cantidad desproporcionada de mujeres a manos de sus parejas( hablo de miles), por el simple hecho de ser mujer, sin contar las que mueren asesinadas y tal vez violadas a manos de otros hombres que no son sus parejas, o las que secuestran para la trata.... claro que mueren hombres también y se merecen el mismo respeto y justicia, pero a ningún hombre lo matan solo por el hecho de ser hombre, no van por la calle con miedo cuando se cruzan con otra mujer o cuando es de noche y están solos por un callejón, o cuando salen a CORRER solos o si salen y beben o si llevan la camisa demasiado abierta…ahora me diréis pues yo si tengo miedo por la noche en un callejón, pues bienvenidos a nuestro mundo, así podréis entendernos mejor, no conozco ni una sola mujer que no haya sentido miedo cuando va sola por la calle o al menos inquietud y ¿Por qué? ¿Por qué tengo que ir con miedo a que me violen, me maten, me secuestren o en el menor de los daños me juzguen continuamente? ¿Por qué tengo que estar calladita y hacer lo que se espera de mí como mujer? Es decir limpiar, cocinar, tener bebés, estar siempre arreglada para que no nos consideren unas dejadas, pero arreglada decentemente para no ser una “guarras” tampoco claro, no beber, no salir tarde, aguantar, esperar, soñar con el príncipe azul, jugar con muñecas, no luchar, ser dulce, quedarme en segundo plano y por supuesto sentirme CULPABLE POR TODO.

Pues no se a vosotras pero a mí no me da la gana, me apetece ser como yo quiera ser y ponerme lo que me apetezca y beber si quiero sin derecho a que se aprovechen de mí y dejar de sentirme juzgada por todo (por otras mujeres en muchos casos) y dejar de sentir que se esperan cosas de mi por el simple hecho de ser mujer y ser libre. Y sobre todo es importante que si una chica quiere salir a correr o a cualquier otra cosa sola pueda hacerlo sin miedo y sin morir. Yo creo que ya está bien de no llamar a las cosas por su nombre, la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres se llama feminismo y no hay porque tener miedo, a lo que deberíamos tener miedo es a morir asesinadas, a la ignorancia, a seguir educando a nuestros hijos varones en la superioridad y a nuestras hijas con miedo a todo. A ver si acabamos ya con las princesas, príncipes, el rosa, el azul, el futbol es para hombres, el ballet para niñas etc. y dejamos que las personas sean eso: PERSONAS, que puedan elegir lo que les gusta independientemente de su sexo y sobre todo a ver si nos deja de dar igual todo y nos implicamos todos en educar en el respeto. Y ojo, sé que esta lucha no es únicamente de mujeres, es también de hombres que no quieren asustar a nadie por la calle y así me lo han hecho saber, que no quieren ser incluidos en el mismo saco y que también creen en esa igualdad y no tienen miedo a defender lo que consideran justo. Gracias por vuestra lucha.

 Regina Calderón
Psicóloga General Sanitaria
Área de Psicología Educativa y Logopedia
| Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud |

 Imágen: Created by Freepik

 

 

| Educar desde la Cuna | La educación familiar de Los Reyes Magos, ¿ilusión o chantaje?

“¡¿Cómo no te portes bien…los Reyes Magos solo te traerán carbón, vale?!” Cuántas veces hemos oído esta frase en boca de casi todos, ¿verdad? Aunque pasen décadas, y cambien las generaciones infantiles, es típica y tópica cada Navidad. Como si los adultos creyéramos, y además totalmente convencidos, en su poder mágico disciplinario para que los niños sean obedientes durante las vacaciones: sin cole y alborotando incansablemente por casa, más el trabajo extra de comidas y cenas familiares, entonces, el ajetreo doméstico… se eleva a la enésima potencia.

Sin embargo, ¿nos hemos parado a pensar qué están aprendiendo los peques? Pues, en la mayoría de los casos, están convencidos que bien merece la pena hacer un pies quietos cuando oyen la frase por enésima vez. Realizan un cálculo psicológico de alta precisión financiera de pérdidas y ganancias: “Ah, como ya sé que me la van a volver a repetir, me porto bien unos minutos y después…vuelvo a las andadas. Jijiji qué divertido: hago lo que da la gana entre repetición y repetición, y si me la vuelven a repetir es que la cosa va bien”.  Es decir, tienen una lógica aplastante. La mente infantil es inteligente, por naturaleza, para sus propios intereses: en caso contrario, entre otras cosas, la especie humana se hubiera extinguido hace siglos.  

Además de no conseguir que se queden quietos (los niños son niños, por lo tanto, inquietos), empiezan a asimilar, ya desde muy pequeños, que el comportamiento humano se puede controlar a través de la amenaza verbal. Recurrir a chantajes emocionales en la educación infantil no trae cosa buena: aprenden por imitación del entorno, y  cuando crecen los hemos hecho, inconscientemente, persuasivos expertos en la manipulación psicológica del otro.

Corolario psicopedagógico: mejor organizarse entre los adultos, y que alguno se encargue de entretener y de estar con los chiquillos sin tener que fracturar la inocente ilusión por la llegada de los Reyes Magos.

 

Mª Jesús Franco Domínguez
Psicopedagoga y Logopeda
Área de Psicología Educativa y Logopedia
| Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud |

 Imágen: Created by Freepik

 

 

Navidad, Navidad... ¿dulce Navidad?

Hola de nuevo a los lectores asiduos y nuevo hola para los que se estrenan. En esta ocasión y como escribí el año pasado, en estas fechas  es casi obligado hablar de la Navidad. Ha pasado de ser celebrada de forma exclusivamente religiosa a ser una época del año destinada a extraer lo mejor que tenemos dentro de nosotros. Es lo que llamamos el “espíritu navideño”. Tienen que ver con reavivar estas emociones positivas, con el amor, el perdón, con renovar esperanzas, con el disfrute, el entusiasmo, la espontaneidad, la solidaridad,...

Pero esto solo ocurre en el mejor de los casos. Y lo digo porque  algunas personas se hunden progresivamente a medida que se acercan las fiestas y sienten soledad (no estoy con las personas que quiero), frustración (las cosas no salieron como tenía pensado, no tengo dinero para hacer las compras típicas…), estrés (hay que preparar todo y lo hago todo yo, no van a quedar los productos que quiero comprar…). Estos son solo algunos ejemplos muy generales de lo que ocurre para acabar deprimidos o ansiosos en estas fechas. Además empeoran los problemas de alimentación como la anorexia, la bulimia, la sobreingesta compulsiva,… ¿Problemas familiares? ¿Problemas con la pareja? También,… también aumentan

También hay personas que  se indignan por el consumismo y la obligación de hacer excesos con la comida, bebida y sobre todo de compras. La compra excesiva y compulsiva es muy típica en diciembre y enero, aunque no es única de estas fechas. Ya se encarga el sistema consumista de que compremos también en el black friday, en el Monday “nosecuantos” y no voy a decir en cuantos momentos más,  porque seguro que se os están  ocurriendo ya algunos. 

 Muchos no las celebrarían y si lo hacen es “por los niños” y lo reducen a una celebración residual, superficial, comercial,… centrada en problemas viejos y no resueltos... Bueno, pues ya vemos que la cosa no está fácil para disfrutar de estas celebraciones. Sobre todo cuando nos dicen cómo hay que disfrutarlas.  Tenemos derecho pensar y decidir qué queremos hacer. Si nos compadecemos, no vamos a hacer que cambie la situación. Podemos aceptarla,... o rechazarla y cambiarla.  No se trata de negar los problemas, sino de prevenirlos y si no podemos prevenirlos pues  adoptar  una actitud POSITIVA  y ACTIVA. Podríamos hacer cambios para que sea una época más agradable,..

  • Ayudar a otros hace que seamos parte de la solución de personas que están peor que nosotros
  • Tolerar y aceptar las diferencias y reforzar y valorar las similitudes
  • Compartir tanto las responsabilidades como la diversión
  • No hacer las cosas por obligación. Tenemos opciones y alternativas para que esta Navidad sea cómo nosotros queramos: evitar tradiciones molestas o crear tradiciones propias y menos planificación y más espontaneidad
  • Crear recuerdos bonitos hoy ayuda a vivir estas y próximas fiestas
  • Vivir el momento. Observar con los ojos del niño que hay dentro de nosotros: asombro, espontáneo, sin prejuicios, disfrutando el momento.
  • Relativizar el sentido consumista de éstas fechas. No competir ni compararse... cuidado con los mensajes de “familia feliz” y de “lujo” de la publicidad
  • Aprovechar para hacer un balance de nuestra convivencia, de nuestra forma de vivir, de nuestro sistema de valores,...e intentar prolongar ese Espíritu Navideño a otras épocas del año.

Y ahora si…. Ahora os deseo que consigáis una Navidad lo más feliz posible, y para que todo el mundo lo reciba, ahí va en distintos idiomas:

 

como decir…

Feliz Navidad en diferentes idiomas

Feliz Navidad en Alemán

Frohe Weihnachten

Feliz Navidad en Sueco

God Jul

Feliz Navidad en Chino

聖誕快樂

Feliz Navidad en Japonés

メリークリスマス

Feliz Navidad en Español

Feliz Navidad

Feliz Navidad en Italiano

Buon Natale

Feliz Navidad en Francés

Joyeux Noël

Feliz Navidad en Holandés

Vrolijk kerstfeest

Feliz Navidad en Vietnamita

Giáng Sinh vui vẻ

Feliz Navidad en Checo

Veselé Vánoce

Feliz Navidad en Portugués

Feliz Natal

Feliz Navidad en Coreano

성탄을 축하드려요

Feliz Navidad en Polaco

Wesołych Świąt

Feliz Navidad en Ruso

С рождеством!

Feliz Navidad en Finlandés

Hyvää joulua

 Aprovechad para dar y recibir abrazos de al menos 20 segundos. Ahí va el mío para todos… y para cada uno


Angela Carrera Camuesco
Psicóloga Especialista en Psicología Clínica
Directora de CIPSA
| Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud |

 Imágen: Created by Freepik @senivpetro