Violencia de Género y Menores

La Organización de Naciones Unidas para la Protección a la Infancia, UNICEF, considera la exposición a la violencia de género como una forma grave de maltrato infantil que puede provocar en el/ la menor unas secuelas irreversibles. Además la Convención Internacional de los Derechos del Niño, ratificada por España, recoge en el artículo 19 esta forma de violencia como “violencia mental”. Desgraciadamente los menores no son meros testigos de la violencia del padre maltratador, sino víctimas directas porque padecen como mínimo y de forma grave las secuelas psicológicas de estar o haber estado expuestos a dicha experiencia violenta.

Viven o han vivido en un escenario de miedo e intimidación y es muy probable que hayan presenciado agresiones hacia su madre o escuchado impotentes los gritos, insultos o humillaciones a las que era sometida. Han sentido el miedo en el ambiente, el control al que su madre era sometida por su padre, y a veces resultaron heridos/as por intentar protegerla. Su principal sentimiento hacia su padre es el miedo.

No hay que olvidar además que según UNICEF los hijos/as de las mujeres que sufren malos tratos tienen 15 veces más posibilidades de sufrir agresiones físicas y psicológicas directas por parte del padre, incluidos abusos sexuales. Es por tanto muy probable que el padre ejerza también su violencia directamente sobre los hijos e hijas. (UNICEF. “Behind the Closed Doors. The Impact of Domestic Violence on Children”. 2006)

Es por ello fundamental tener claro como punto de partida que los/as menores no son meros espectadores de esta situación violenta y que las secuelas que les deja esta experiencia traumática pueden llegar a influir muy negativamente en su desarrollo psicoafectivo e incluso físico. Esto hace necesario que sean tratados por nuestro sistema de protección social, sanitario y jurídico como víctimas.

De hecho desde 2004 y a través de la ley orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, nuestro ordenamiento jurídico reconoce a estos/as menores como víctimas de la violencia del maltratador. Además, esta Ley reconoce su derecho a una asistencia social integral y a una atención especializada.

No podemos olvidar que lo habitual es que tras la separación, el padre maltratador continúa su dinámica violenta hacia los hijos/as durante el régimen de visitas o la custodia como arma contra la madre con el fin de perpetuar el control sobre ella.    Hasta el 60% de los padres separados violentos mantiene un alto nivel de conflicto y de abuso hacia su expareja durante el contacto que suponen las visitas con los hijos.

Especialmente la violencia psicológica se prolonga indefinidamente a través de estas visitas, sobre todo en la recogida y entrega de los hijos, y se escenifica a través de amenazas o utilizando las visitas como medio para mantener el contacto con su expareja, lo que genera en los/as hijos/as una reexperimentación del trauma.

Dr. Carlos San Martín Blanco
Doctor en Medicina. Sexólogo.
Psicoterapeuta.
Experto en Violencia de Género
Coordinador de CIPSA
Académico Permanente y Secretario General de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual

 

 

Así fue el Encuentro con... Ángela Carrera

Antes de las 20:30 la sala de Fraile y Blanco estaba llena, se esperaba a Ángela Carrera quién iba a hablar de cuentos, “Érase una vez cuentos que enseñan a conocerse y vivir”, otra manera de ver este tipo de historias tan comunes en nuestra vida.

Marian condujo un encuentro lleno de pequeñas enseñanzas. Se comenzó hablando del origen de los cuentos, donde no hay certeza de su origen pero se especula que son el “Mita”, “Dios crea al hombre porque le gusta oír historias”. Pero sin duda este encuentro se iba a caracterizar por el significado de las historias, significado que se lo da el oyente al que le llegan cosas distintas, las historias moldean quienes somos, coleccionan partes de nosotros, de este modo Ángela señaló como despierta a la experiencia y se les considera el método educativo más antiguo.

Es importante diferenciar entre historia, cuento y moraleja. La primera engloba todo, el cuento se caracteriza por ser corto, imaginado y que tiene el poder de traspasar la realidad. Se utiliza la metáfora, ahí es donde se hace referencia al “parecido no real”, se busca la comparación, que se encuentre la analogía indicó Ángela. Estas captan la atención, hacen que se retengan en la memoria, nos hacen saber quiénes somos, nos reconocemos en estas. Las metáforas son recurrentes por su característica que nos centra en lo racional, irracional y en la acción.

Ángela para ejemplificarnos esto utilizó un cuento con un elefante, el que cual era muy grande, pero sin embargo estaba atado a una pequeña estaca, él podría ser libre con un mínimo movimiento, sin embargo desde pequeño había estado atado allí y llegó un momento que dejó de intentarlo, a modo resumen de este cuento Ángela nos enseñó a que lo intentáramos porque hemos crecido en el mensaje de “no puedo y nunca podré”.

Los cuentos se caracterizan por su lenguaje simbólico, la representación una idea, donde Ángela destacó el papel del Rey como la reflexión, la cabeza, el “saber”, al Héroe como al emocional “sabe ser” y por último el Hada como la exploración, la acción el “saber hacer”.

El encuentro tocó también temas que están en plena controversia y Walt Disney sí que influyó a los roles sociales que hoy se infundan, las mujeres tenían dos opciones o ser “sumisas” o ser “brujas”, siguiendo esta línea se trabajó con los “hechizos” que tenemos en nuestra vida. Ángela puso en palabra algo muy presente, nos inculcan a olvidarnos de nosotros mismos, de lo que queremos y hacer lo que se espera, cuando tenemos que conectar con nosotros mismos, decía. Al menos en algún momento del día dedicarlo a ti, a lo que quieres hacer, a estar contigo.

Por otra parte insistir en soluciones que no funcionan y que funcionaron en su día, romper con esto, romper con el “lo hacemos así porque toda la vida se ha hecho así” porque al final eso no quiere decir que esté bien. El encuentro llevó muchos aprendizajes consigo, algunos se conocían pero les obviamos, y al final pararse unos minutos a pensar sobre lo que estamos haciendo es el primer paso al progreso que podemos hacer en nuestra vida para estar más satisfechos, al final como dice Ángela es intentarlo.

Ruth Lobera Balbás y Lucía Barquín Casar
Alumnas de Psicología en prácticas de la Universidad Europea del Atlántico
Departamento de Psicología Clínica de CIPSA

 

 

Así fue el Encuentro con... Ana Rosa Jurado

Antes de las 20:30 la sala de Fraile y Blanco estaba llena, se esperaba expectante el encuentro con Ana Rosa Jurado, una eminencia de la medicina y la sexología. Se iba a hablar de salud, un tema muy común en términos generales, el matiz venía en que se iba a hablar de la salud femenina, algo que ya no era tan común.

El encuentro empezó con una pregunta clara de Carlos San Martín, quien condujo el encuentro, ¿las cosas respecto a la salud femenina están cambiando? La respuesta fue clara, “las cosas están cambiando, sí, pero lento”, así comenzó lo que iba a ser un encuentro lleno de aprendizajes.

Ana Rosa empezó a romper mitos, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en las mujeres, algo de lo que no se habla y tiene que tenerse en cuenta, remarcando que biológicamente somos diferentes y por lo tanto los fármacos para hombres no sirven de la misma manera para las mujeres. Sin embargo, las cosas tabú cambiaban, lo que antes era tabú para las mujeres como era hablar de la menopausia ahora no, ya no nos conformamos, “ahora las mujeres no quieren aceptar que así van a vivir siempre” comentaba Ana Rosa.

La revolución para la salud femenina comenzó con la píldora anticonceptiva, comentó. Fue el momento donde la mujer tuvo el poder de autodeterminarse. Sin embargo todavía mitos en contra de la píldora bombardean a las mujeres, mitos que son mentira y hay que romperles, y esto se debe a la desinformación, tema con el que siguió el encuentro. No se dispone de la accesibilidad necesaria de todos los métodos, aunque como recalcó Ana Rosa, en algunas comunidades se dispone de ello, lo que no significa que se utilice debido, sobre todo, a el rol de género todavía persistente en temas de sexo en las mujeres.

Carlos preguntó sobre un tema que ahora está en polémica, el incremento de las ETS, de la que no hay información suficiente, y en el que el virus del papiloma humano está muy presente, y qué puede llegar a causar cáncer, como indicó Ana Rosa. Fue de recalcar el cambio de actitud de la mujer, según su experiencia profesional, respecto a tener una ETS, en la que en un primer momento las mujeres mostramos una actitud crítica hacía nosotras mismas. 

Otro tema de importancia sobre la salud femenina es el embarazo, Ana, recalcó que los controles que se realizan son suficientes en la salud pública, pero que en este tema la ansiedad que se crea en la mujer embarazada es importante y que por ello se tenía a asistir a lo privado. La lactancia materna entró en este momento, tema bastante recurrente hoy en día donde se opina, en el que se llega a catalogar de “mala madre” a la mujer que decide que no quiere, siendo totalmente respetable y aceptable la decisión que se tome. Pero no es el único tema de controversia sobre los embarazos, Ana Rosa mencionó el daño que hacia la frase “se te pasa el arroz”, y todas las actitudes que se tienen sobre este tema y sobre cuando debes de tener los hijos.

Y de opiniones y cánones nos vemos afectadas las mujeres, que tristemente afectan a nuestra sexualidad,  “se sienten indignas de ser deseadas” dijo Ana Rosa respecto a estos cánones, expectativas que se crean y que afectan a la autoestima. Que hoy en día también afectan a la ginecología, y en donde se modifican estéticamente para cumplir lo que se cree que es más deseable, en cambio, no todo gira entorno a esto en la ginestética, esta rama también influye en los procesos disfuncionales, como es la episiotomía.

También se habló del cáncer, donde no hay datos que afirmen que las mujeres lo padecen más, sólo el cáncer de mama.

La sesión se fue cerrando con los tratamientos disponibles para la menopausia, en la que cada caso es individual y que no hay que aceptar vivir con sus efectos cuando se pueden tratar y tener un mejor bienestar. Para finalizar se hizo una pequeña ronda de preguntas.

En conclusión el encuentro fue un sitio donde aprender, seguir rompiendo estigmas y pensar en donde tienen que cambiar las cosas, en todo lo que nos queda por aprender y romper para poder tener una salud femenina plena, Carlos realizó una entrevista completa, tocando temas de interés en los que Ana Rosa se expreso de una manera cercana y concreta.

Nos vemos el próximo 25 de Abril, donde siempre y a la hora de costumbre, donde nos Encontraremos con… Ángela Carrera Camuesco y “Érase una vez… Cuentos que enseñan a conocerse y vivir”.

 

Ruth Lobera Balbás y Lucía Barquín Casar
Alumnas de Psicología en prácticas de la Universidad Europea del Atlántico
Departamento de Psicología Clínica de CIPSA