Hola de nuevo a los lectores asiduos y nuevo hola para los que se estrenan. No es algo nuevo pero en la actualidad nos encontramos con un alarmante número de testimonios y noticias sobre los denominados pinchazos a mujeres en ambientes de ocio. En el presente artículo pretendemos aportar una visión global y lo más precisa posible de esta preocupante problemática, atendiendo a todas las informaciones que encontramos en prensa y redes sociales. Han elaborado este material Juan Miguel Núñez y Pablo Díez psicólogos en prácticas en el Departamento de Psicología Clínica de CIPSA.

Hasta el momento el número de denuncias por “pinchazos” asciende a 162 según el Ministerio del Interior (Fuente: https://www.elespanol.com/espana/20220801/casos-
agresiones-sexuales-datos-oficiales-sumision-quimica/691431157_0.html). Tras estas agresiones se podrían encontrar varias intenciones. Por un lado llevar a cabo una sumisión química con el objetivo de cometer agresiones sexuales contra las víctimas. Según los expertos la finalidad de estos pinchazos como método de sumisión química parece poco probable ya que en la mayoría de los casos los análisis no han revelado la presencia de sustancias tóxicas, sin olvidar que estos análisis pueden no estar preparados para detectar esas sustancias, o que las sustancias hayan sido eliminadas del organismo antes de los análisis. Tampoco las mujeres víctimas de estos pinchazos han referido sufrir ningún delito sexual. Un factor a tener en cuenta es que la sustancia tendría que ser administrada por vía intramuscular, de forma profunda, y se tardaría entre 3 y 20 segundos. Otra posible finalidad de estos “pinchazos” podría ser producir la sumisión química indirecta, actuando como potenciador de los efectos del alcohol u otras drogas que la víctima pudiera consumir en contextos de fiesta.

Lo que sí parece quedar claro es que se trata de una nueva forma de violencia hacia las mujeres, creando un ambiente de miedo y amenaza que limita su libertad y seguridad. Estas agresiones generan numerosas consecuencias a nivel psicológico tanto en las víctimas directas como en las indirectas. Se produce un estado de miedo y ansiedad anticipatoria como respuesta comprensible ante estas situaciones que percibimos como peligrosas y amenazantes. Generando pensamientos y emociones de nerviosismo, angustia, intranquilidad, preocupación e ideas obsesivas. Al mismo tiempo, mantenemos conductas de hipervigilancia, evitación de estas situaciones de ocio e incluso el aislamiento social. Si nos dejamos guiar por estos pensamientos, emociones y conductas de manera incontrolable, anticiparemos constantemente las posibles consecuencias, manteniendo de forma prolongada este estado de ansiedad y sufriendo excesivamente.

Por todo esto, es importante adoptar una actitud crítica, de oposición a este fenómeno; actuando con precaución pero no cediendo y evitando todas estas situaciones. Ya que de esta manera viviremos con miedo y ansiedad perdiendo calidad de vida y fomentaremos la tendencia que estos agresores pretenden generar.

En conclusión, como individuos y como grupo podemos impedir que se extienda este fenómeno y sus consecuencias. Para prevenir o actuar ante un posible caso se recomiendan las siguientes pautas. En primer lugar avisar y pedir ayuda al 112 o a los responsables del evento o local. Si estás con alguien de confianza hazle saber lo que ocurre y pide que te acompañe. Acude a un centro sanitario para que puedan hacerte prueba de tóxicos y prestar asistencia médica si lo necesitas. Por último, es recomendable que denuncies los hechos.

Protocolo:https://efesalud.com/sumision-quimica-pinchazos-protocolo-urgencia-enfermeria/

Como siempre, un abrazo de 20 segundos para cada lector/a.


 Ángela Carrera Camuesco
Psicóloga Clínica y directora de CIPSA

Juan Miguel Núñez y Pablo Díez 
Psicólogos en prácticas en el Departamento de Psicología Clínica
del Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud, CIPSA

Imágenes: Pexels

 

 

videos

Últimos vídeos

video cipsa encuentro con kiara brambilla

 

 

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.